Amélie

Si tu pareja es de esas que se la pasan hablando de cine francés (como si lo entendieran), entonces Amélie de Jean-Pierre Jeunet es tu mejor opción. Sin duda, es una de las películas francesas más conocidas a nivel internacional gracias al personaje principal y la forma en que vive. Amélie Poulain es una chica soltera de París que sueña despierta , pero su vida cambia cuando descubre que está en sus manos cambiar la realidad de una persona ya sea en sus recuerdos o en el amor. Pero, ¿qué hay de la suya?, ¿quién podría llegar a transformar su vida? Amélie, con una serie de pequeñas aventuras, esta película de 2002 nos enseña que nadie tiene la facultad de cambiar nuestro entorno ni hacernos más o menos felices. Ni siquiera una pareja. La cosa está en que un nuevo amor en nuestras vidas, nos acompañen en ese camino.

Frase: “Cuando un dedo apunta al cielo, el tonto mira el dedo”, pero no es tu caso porque tú lo/la miraste. ¿Cursi? No.

The Lobster

El amor, la mayoría de las veces, puede ser enfermizo. Pero no se trata de una facultad propia de este sentimiento universal, sino de un atributo que las personas le otorgan cuando no saben hacerlo. Básicamente, si te pones muy profundo, esa es la premisa de The Lobster de Yorgos Lanthimos, una comedia negra donde el futuro para el amor de pareja es horrible. Esta cinta nos presenta un escenario en el que las personas que no tienen pareja (bajo cualquier circunstancia como viudez o divorcio), son llevadas a un hotel para que en poco más de 40 días, consigan una. Si no lo logran, los convierten en un animal de su elección. Así conocemos a David, un hombre que logra escapar y se enamora de una mujer con problemas de vista. Hasta aquí todo suena maravilloso, pero la cosa cambia hasta el final… No les vamos a aplicar un spoiler, pero si ustedes o sus amados son del tipo amante trágico dispuesto a sacrificar lo que sea por amor, entonces The Lobster es la película indicada.

Frase: “No tienes que aceptar conejos de otros. Si necesitas más conejos, pídeme y te traeré más”, como una extraña e incomprensible forma de decirle a esa persona que a tu lado no le hará falta.

WALL•E

Los clásicos de Disney prácticamente nos educaron de la mejor manera. Con ellas, aprendiste el dolor de la pérdida (El rey león), lo horrible que es abusar de otros por su condición física (Dumbo y El jorobado de Notre Dame), el valor de la amistad (El zorro y el sabueso) y que el amor puede llegar demasiado pronto y sin que te des cuenta (básicamente todas las películas de princesas). Sin embargo, conforme pasa el tiempo comprendes que no todo es tan animado ni tan de color de rosa, y que las pérdidas no siempre se superan, que el abuso se normaliza, que las amistades se rompen y que el amor llega rápido, pero también así se va. Antes de que tomes un cuchillo para untar mantequilla y te sientas Romeo, o pero aún, canceles tus planes para este 14 de febrero, mejor prende Netflix y ve WALL•E, una película que nos demuestra que el amor, efectivamente, no es rápido, sino se debe trabajar con la persona con la que decidiste compartir tu vida. Y eso no es todo, también nos demuestra que para tener una relación sana, debes admirar a esa persona que amas por encima de todo lo demás. WALL•E nos presenta a un robot con ojos tristes que se enamora de un robot mucho más avanzado que él. Pero que sin importar las circunstancias, está dispuesto a seguirla por todo el universo con tal de saber que se encuentra bien. ¿Ya estás llorando? Nosotros un poco.

Frase: “¡EVA!”

Alguien tiene que ceder

Jack Nicholson podría ser el amo y señor de nuestras pesadillas por culpa de The Shining, pero también tiene un par de comedias románticas que te pueden abrir los horizontes del amor, y una de esas es Alguien tiene que ceder junto a Diane Keaton. Esta película nos presenta a James, un señor que suele salir con mujeres mucho más jóvenes por temor a sentirse viejo y sin posibilidad de amar. Su vida da un giro de 180 grados cuando conoce a la mamá de una de sus conquistas. Una escritora con clase que le demuestra que el amor, parafraseando a Jaime Sabines, llega a tiempo. James es la representación del miedo que pueden sentir todos al momento de estar con alguien, pero también le demuestra al público que si no tomas la decisión, podrías arrepentirte toda la vida. Y, ¡oh, sorpresa!, pasarás el resto de tu vida en soledad y pensando en qué pudo pasar. ¿No quieres eso? Entonces ve esta película y dile a tu pareja lo siguiente…

Frase: “Finalmente entendí de qué se trata el asunto. Tengo 63 años (o los que tengas, el amor no tiene edad), y estoy enamorado por primera vez en mi vida”.

Flubber

¿Qué diablos hace Flubber en esta lista?, ¿de qué manera encaja una masa gelatinosa en una lista de películas para explicar tu amor? Pues bien, no son los personajes principales lo que nos trajeron hasta aquí, sino una pequeña máquina que todos recordamos con mucho cariño llamada Weebo. Flubber sigue la historia del profesor Philip, un hombre dedicado a sus experimentos que inventó a Weebo (una especie de platillo volador con pantalla incluida) como su asistente y, de paso, sirva de compañía. Weebo está perdidamente enamorada de Philip, pero este amor no es correspondido. Cuando llega el punto más alto del filme, Weebo es capaz de sacrificar su existencia para salvar el trabajo y la vida de su amado. Flubber es una de esas comedias románticas, esta vez protagonizada por Robin Williams, que se salieron de lo convencional para presentar todo un panorama de las relaciones sociales, de pareja y la vida en soledad que viven muchos. Quizá no estés totalmente convencido de ver esta película, pero si también te quieres reír o dar un salto a los noventas (cuando todo parecía más sencillo) entonces esta es una buena opción.

Frase: “Lo cierto es que no soy distraído porque sea egoísta, loco o desconsiderado. Soy distraído porque la/lo amo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí