El miércoles 13 de marzo de 2019, Facebook cayó. Simplemente dejó de funcionar, y junto a él se llevó a Facebook Messenger, Instagram, y en menor medida a Whatsapp con algunas fallas en los envíos de archivos multimedia como imágenes. ¿Acto seguido? El mundo entró en una crisis existencial, en pánico durante horas… Las dos redes sociales más grandes del mundo y el servicio de mensajería más utilizado, cayeron al abismo sin explicaciones.

La memiza no se hizo esperar con las múltiples burlas a Mark Zuckerberg, pero además, se propusieron algunas opciones para continuar con la comunicación. La más obvia fue Twitter. Sin embargo, hubo un mayor beneficiado de toda esta crisis millennial, y su nombre en Telegram. ¿Tele… qué? Resulta que este servicio de mensajería instantánea (la competencia más directa de Whatsapp), fue la única parte que vio algo positivo en este llamado “mantenimiento” de las redes sociales (al menos eso dijeron).

Telegram registró millones de nuevos usuarios, todos a partir de la caída de Facebook. “Veo tres millones de nuevos usuarios registrados en Telegram en las últimas 24 horas. Bien. Manejamos privacidad de verdad y un espacio ilimitado para todos”, escribió Pavel Durov, fundador y CEO de Telegram, en su cuenta oficial dentro de este mismo servicio. Es un buen número para una red social y servicio que anunció sus 200 millones de usuarios activos hace un año.

Ahora bien. ¿Cuáles son las ventajas de Telegram frente a otros servicios de mensajería instantánea? Telegram, como mencionamos, es muy similar a Whatsapp y Facebook Messenger, pero funciona con donaciones de los usuarios, dejando de lado los anuncios como es común en la red de Mark Zuckerberg. Esta diferencia es esencial e importante para muchos usuarios por cuestiones de privacidad.

En los últimos dos años, Facebook se ha enfrentado a problemas relacionados con las políticas de privacidad en cuanto al uso de información personal de usuarios sin su consentimiento. El escándalo de Cambridge Analytica fue la prueba final de cómo se maneja la información supuestamente privada, cómo es vendida a empresas y cómo estas se benefician con esos datos: manipulación de las audiencias, anuncios relacionados a tus búsquedas y propaganda comercial y política, entre otras.

Telegram siempre ha hablado de privacidad y seguridad para sus usuarios, y muchas veces ha sido puesta en duda. Sin embargo, la caída del servidor de Facebook, Facebook Messenger, Instagram y un poco con Whatsapp, fue la gota que derramó el vaso para tres millones de internautas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí