Toronto Raptors hizo historia y ganó su primer título. Destronó al campeón de los dos últimos años, Golden State. Tuvieron que superarse hasta límites insospechados para rematar a unos Warriors que, frente a la fatalidad, tiraron de épica y vendieron muy cara su piel.

El campeón (110-114, 4-2 en la serie) en una final llena de partidos apasionantes, con constantes giros argumentales. Solo faltó que a la grave y traumática lesión de Kevin Durant en el quinto partido se añadiera en el sexto la de Klay Thompson, cuando estaba siendo el mejor de su equipo y se llegaba al final del tercer cuarto.

Los Warriors rozaron la proeza. Después de que Klay Thompson tuviera que dejar la cancha a causa de una lesión en la rodilla y tras haber anotado cuatro triples y 30 puntos, mantuvieron en todo momento su competitividad.

Los Raptors no consiguieron romper el partido. Los Warriors fueron a remolque pero siempre con opciones para remontar, como habían hecho en los últimos minutos del quinto partido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí